Cuando bailas salsa… ¿quién sigue y quién conduce?

Quién dirige a quién

Un elemento que nunca dejo de recalcar es el de quién guía en el baile. La salsa como baile social en pareja es un fenómeno propio de la cultura occidental en donde existen una serie de reglas básicas a seguir y que permiten a dos personas bailar juntas aunque nunca se hayan visto ni puedan comunicarse verbalmente (por alguna diferencia de idiomas, por ejemplo). Por el contrario, en algunos bailes orientales, vemos rutinas predefinidas que no dan lugar a una improvisación.

Al tratarse entonces de un baile improvisado en su modo social, la salsa exige un proceso de aprendizaje en el que cada giro, paso y movimiento posee una señal de salida única e identificable a la que llamamos INDICACIÓN. Estas deben ser aprendidas en clase y perfeccionadas con la práctica para que quien guía lo haga de la forma más clara posible.

Bailarines de salsa, astro salsa.

¿Quién lleva?

Cuando una pareja sale a la pista, no pueden iniciar el baile los dos al mismo tiempo, ni pueden seguir los dos. Por lo tanto, uno tiene que iniciar y el otro seguir. Es lo que se entiende por “guiar” y “seguir” respectivamente. Tradicionalmente, el papel de guiar ha sido asumido por el hombre y el de seguir por la mujer, aunque esto ha empezado a cambiar. La indicación (también conocida como “marca” en tango) para un movimiento puede tomar gran variedad de formas. Normalmente se presenta como un cambio en la presión en los puntos de contacto con la pareja, o en la posición del cuerpo de quien guía con respecto a quien sigue. Las indicaciones más elegantes son claras y consideradas con la pareja sin resultar obvias para el espectador. El reto para quien sigue es encontrar el medio de ser capaz de expresarse con la música.

La perfección en las indicaciones solo se logra con la práctica no sólo con su pareja sino con otras personas, es por eso que al tomar clases de salsa se vuelve un ejercicio social, ya que se convive e interactúa con un grupo que comparte el interés de bailar. En el caso de quien sigue, es importante que la mujer se deje llevar por el hombre, aprenda a reaccionar con rapidez a los estímulos para poder coordinarse con la pareja, aprovechar para lucirse con su meneo de caderas, explotar su sensualidad al ritmo de la música y, al menos en clases, hacerle ver a su guía si está fallando en las indicaciones para ayudarle.

Un lugar genial para probar tus habilidades de conducción es en un evento social, como un congreso de salsa. Ahí, los grandes bailarines se encuentran y puedes verlos desenvolverse en la pista. Les dejamos un ejemplo de uno de nuestros ídolos: Oliver Pineda, bailando por primera vez con esta chica (¡o chicas! ver 2:44). ¡Saludos!

Créditos: Bailar Salsa